Crear una cuenta Todos los campos son obligatorios
Sus mezclas de Hennessy favoritas

Los datos personales aquí recolectados están destinados a Jas HENNESSY & Co quien podrá utilizarlos para propósitos de gestión de clientes y prospección comercial y comunicarlos con este fin a otras entidades del grupo Moët Hennessy en lo que respecta a Hennessy, según las condiciones descritas en nuestra política de privacidad.

Usted dispone del derecho de acceso y rectificación de sus datos personales, así como de oponerse a que estos sean objeto de tratamiento, bajo reserva de justificación con una razón legítima. Igualmente, en cualquier momento puede oponerse sin que medie gasto alguno a que sus datos sean utilizados para propósitos de prospección comercial. Puede ejercer estos derechos contactándonos por mail mediante contact@hennessy.fr o correo postal Jas Hennessy & Co, Service Relation Consommateurs, rue de la Richonne, C.S. 20020, 16101 Cognac Cedex (Francia) .

También puede ingresar con FacebookPor favor, complete todos los campos obligatorios
loading
Su cuenta

Hemos enviado un mensaje a su dirección e-mail.
Por favor active su cuenta en un plazo de 24 horas.

Visite Hennessy.com VOLVER

Por favor introduzca el e-mail que utilizó al inscribirse.

Le enviaremos una nueva contraseña a la mayor brevedad posible.

CANCELAR

Error

Una nueva contraseña acaba de ser enviada a email@gmail.com

No olvide actualizarla en los detalles de su cuenta.

Por favor, introduzca los caracteres que aparecen en la siguiente imagen:
Image CAPTCHA
Entre bambalinas en el Bolshói

Entre bambalinas en el Bolshói

Nuestro reportero nos muestra las interioridades de la famosa institución rusa.

Hacía años que soñaba con ver el Bolshói, así que casi no podía creerlo cuando me dieron luz verde para visitarlo. Allí estaba yo, en Moscú, a punto de pasarme un día entero visitando uno de los teatros de ballet y ópera más prestigiosos del mundo. "Los artistas se incorporan al Bolshói siendo muy jóvenes y pasan toda su carrera con nosotros", explica Anna Zueva, la Directora de Patrocinios y mi guía durante este día tan especial. "Cuesta abandonar la casa una vez que entras. Una de nuestras antiguas bailarinas, que ahora tiene más de 70 años, se negó a jubilarse hace un tiempo. Lo único que podíamos ofrecerle en aquel momento era un puesto de recepcionista y, para sorpresa nuestra, ¡lo aceptó encantada!" Pero ¿qué hace que el Bolshói sea tan importante para todos estos artistas? ¿Y a qué se debe la enorme admiración que sienten por esta institución? La mejor forma de hallar respuesta a estas preguntas es dando un paseo entre bambalinas.

Las compañías de ballet y ópera del Bolshói son dos de las más antiguas y reconocidas del panorama cultural internacional. El Ballet Bolshói, con sus más de 200 bailarines, es el más grande del mundo. Los ensayos en grupo empiezan cada mañana a las 11:00. Tuve la oportunidad de presenciar uno de esos ensayos dirigidos por Nikonov Vladimir, quien abandonó su carrera de bailarín en 1978 para dedicarse a la enseñanza. Por la tarde, los artistas asisten a varias clases privadas en uno de los cuatro edificios que forman el complejo y que se conectan por túneles subterráneos. "Es prácticamente imposible no perderse aquí", exclama la señora Zueva, quien posee las llaves de todas las puertas y conoce a todo el mundo. Mientras recorremos los pasillos que conducen a ese histórico escenario, nuestros oídos se inundan con las melódicas voces de los cantantes de ópera, colmándonos de una felicidad absoluta.



En mi opinión, la gran reputación que precede a esta institución con 239 años de historia se debe a sus cuatro valores fundamentales: disciplina, excelencia, tradición y creatividad. Y lo verdaderamente digno de admiración es la habilidad del Bolshói para mantener sus tradiciones mientras se adapta al mundo contemporáneo. Se trata de una institución compleja con un extenso linaje de hombres y mujeres que trabajaron con dedicación y precisión a lo largo de toda su historia. Y esta tradición sigue viva aún hoy, gracias a las más de 3500 personas que se entregan con tesón a los diferentes papeles que representan en la casa, papeles que van desde los más famosos e internacionalmente aclamados solistas hasta la orgullosa anciana que atiende la recepción.