Crear una cuenta Todos los campos son obligatorios
Sus mezclas de Hennessy favoritas
También puede ingresar con FacebookPor favor, complete todos los campos obligatorios
loading
Su cuenta

Hemos enviado un mensaje a su dirección e-mail.
Por favor active su cuenta en un plazo de 24 horas.

Visite Hennessy.com VOLVER

Por favor introduzca el e-mail que utilizó al inscribirse.

Le enviaremos una nueva contraseña a la mayor brevedad posible.

CANCELAR

Error

Una nueva contraseña acaba de ser enviada a email@gmail.com

No olvide actualizarla en los detalles de su cuenta.

Por favor, introduzca los caracteres que aparecen en la siguiente imagen:
Image CAPTCHA

Hennessy

LOS FINALISTAS - ¡VOTE POR SUS 3 ARTISTAS FAVORITOS!

Ash Grunwald

7 votos

BIOGRAFÍA

Introducing, el primer disco de Ash Grunwald, bebía directamente de la fuente del blues tradicional. Pero fue la aparición de su segundo álbum, I Don't Believe, en abril de 2004, lo que cambió su forma de tocar.
"En mis directos se puede vivir ese latido moderno del 4x4 que nos llega de la música electrónica de baile", comenta Ash. Su siguiente álbum de estudio, Give Signs, fue una aventura aún mayor. Con él llevó su directo a salas de renombre de Londres como The Borderline y Shepherds Bush Empire, y fue telonero de gente con estilos tan dispares como James Brown, Bo Diddley, Keith Urban, Jack Johnson, Missy Higgins o Pete Muray. Cinco veces nominado a los australianos ARIA Awards, el músico cuenta entre sus numerosos galardones con el MBAS al Mejor Directo de Blues del Año 2003 y un premio AIR al Mejor Álbum Independiente de Blues y Raíces, además de un prestigioso APRA como compositor por la Canción de Blues y Raíces del Año 2009.
Su disco de 2010, Hot Mama Vibes, fue nominado como Mejor Álbum de Blues y Raíces tanto por la Asociación de la Industria Discográfica Australiana como por la Asociación de Sellos Discográficos Independientes de Australia. Ese mismo año, y después de una exitosa gira por todo el continente, se despidió de 2010 teloneando a Jack Johson a su paso por Australia.
Ash Grunwald logró ser profeta en su tierra. Tras interminables giras, consiguió que la contundencia de sus directos le preceda. Ahora esa reputación se extiende por todo el mundo para hacer que este músico australiano se sienta como en casa.
Once años después de aquel primer disco y cientos de miles de golpes de cadera más tarde, Ash es tan cercano como el primer día y se sigue esforzando por conseguir lo más importante en la vida entre tanto caos y tanto reto: hacernos pasar un buen rato, traspasar su energía para la acción y tener un corazón feliz.

45506