Crear una cuenta Todos los campos son obligatorios
Sus mezclas de Hennessy favoritas

Los datos personales aquí recolectados están destinados a Jas HENNESSY & Co quien podrá utilizarlos para propósitos de gestión de clientes y prospección comercial y comunicarlos con este fin a otras entidades del grupo Moët Hennessy en lo que respecta a Hennessy, según las condiciones descritas en nuestra política de privacidad.

Usted dispone del derecho de acceso y rectificación de sus datos personales, así como de oponerse a que estos sean objeto de tratamiento, bajo reserva de justificación con una razón legítima. Igualmente, en cualquier momento puede oponerse sin que medie gasto alguno a que sus datos sean utilizados para propósitos de prospección comercial. Puede ejercer estos derechos contactándonos por mail mediante contact@hennessy.fr o correo postal Jas Hennessy & Co, Service Relation Consommateurs, rue de la Richonne, C.S. 20020, 16101 Cognac Cedex (Francia) .

También puede ingresar con FacebookPor favor, complete todos los campos obligatorios
loading
Su cuenta

Hemos enviado un mensaje a su dirección e-mail.
Por favor active su cuenta en un plazo de 24 horas.

Visite Hennessy.com VOLVER

Por favor introduzca el e-mail que utilizó al inscribirse.

Le enviaremos una nueva contraseña a la mayor brevedad posible.

CANCELAR

Error

Una nueva contraseña acaba de ser enviada a email@gmail.com

No olvide actualizarla en los detalles de su cuenta.

Por favor, introduzca los caracteres que aparecen en la siguiente imagen:
Image CAPTCHA

"IR MÁS ALLÁ DE LA ESCENOGRAFÍA"

El coreógrafo residente en Nueva York comenta su creación para el Tour Hennessy 250, realizada en colaboración con su amigo el artista visual Daniel Arsham.

Jonah Bokaer, ¿cómo definirá su arte?

Soy coreógrafo y artista, y creo obras abstractas. Me dedico a la danza desde 2002, pero al mismo tiempo estudiaba Artes Visuales y Multimedia, de modo que vivo a caballo entre dos mundos.

¿Cuál es su principal campo de investigación?

Dedico toda mi atención y mi obra a analizar la relación existente entre la danza y las artes visuales. Siempre ha existido una fina línea entre estas dos disciplinas. No solo me centro en la relación entre estos dos universos, sino que también investigo el modo en que se solapan, creando algo nuevo que tiene más intensidad que sus propios componentes por separado. Por lo tanto, buena parte de mi investigación consiste en buscar un nuevo sistema que me permita ir más allá de la escenografía con el objetivo de crear un entorno donde el arte interactúe siempre con la danza. Se trata de algo muy distinto a la concepción clásica de la escenografía tradicional.

¿Cómo llegó a la aventura Hennessy 250?

Daniel y yo vivimos y trabajamos en Brooklyn, un rincón muy industrial y creativo del mundo, por lo que nos atrae mucho el concepto de "producción", y ese es un elemento fundamental del Tour Hennessy 250. Nosotros, como tantos otros artistas, estamos muy impresionados con toda la producción de la Maison para este acontecimiento. Nos resulta muy interesante contemplar los múltiples ángulos desde los que la Maison continúa imaginando su desarrollo creativo contemporáneo. Aunque solemos trabajar a nivel internacional, tener la oportunidad de mostrar nuestra obra en Nueva York, donde vivimos, y contar con el apoyo de nuestro público aquí es algo muy emocionante.

¿Dónde encontró su inspiración para esta obra?

Los valores que generalmente se aplican a mi trabajo son la destilación y el refinamiento, y esos fueron precisamente los puntos de entrada más obvios para mí y mis colaboradores cuando iniciamos este proyecto. La destilación no es tan solo una parte del proceso, sino que es uno de los valores fundamentales de la Maison. Intenté centrarme en esta idea y hacer que cobrase vida. Pero la pregunta era: ¿qué estamos destilando? Y creo que la respuesta es que estábamos "ensamblando" el arte de los cuatro bailarines, además de la obra de Daniel y la mía.

Háblenos de su creación para el Lincoln Center.

Mi creación para el Tour Hennessy 250 se basó en buena medida en esta idea de "ensamblaje" y de fusión de diferentes tipos de coreografías en una única creación final. Contamos con fases de movimientos muy coreografiados y establecidos, y luego hay momentos de estructura y temporalidad mucho más abierta. Además, tuvimos la suerte de contar con la obra original de Daniel Arsham en escena, y esta obra es muy consistente con todo lo que hacemos, con el hecho de que incorporemos su obra en la pieza en lugar de simplemente utilizarla como objeto decorativo, lo cual desemboca en la integración de la coreografía y la obra de Daniel en el diálogo. Creo que logramos alcanzar estas metas artísticas con esta pieza, y a un nivel muy alto.

¿Cómo ve la evolución de su obra durante los próximos 50 años?

La comprensión de la danza y las artes visuales como algo simbiótico aún requiere una enorme evolución, porque el crecimiento y la transformación en este campo es inmensa y es un lienzo increíble sobre el que trabajar. Tradicionalmente, las compañías de danza suelen tener su sede en un país determinado, pero lo que veo en muchos artistas de mi generación es una creciente existencia transnacional. En este momento, lo que me inspira es continuar trabajando con artistas de todo el mundo. Me siento afortunado porque sé que, sin lugar a dudas, quiero continuar siendo coreógrafo durante los próximos 50 años. Entiendo mi obra como un proyecto a largo plazo.