Crear una cuenta Todos los campos son obligatorios
Sus mezclas de Hennessy favoritas

Los datos personales aquí recolectados están destinados a Jas HENNESSY & Co quien podrá utilizarlos para propósitos de gestión de clientes y prospección comercial y comunicarlos con este fin a otras entidades del grupo Moët Hennessy en lo que respecta a Hennessy, según las condiciones descritas en nuestra política de privacidad.

Usted dispone del derecho de acceso y rectificación de sus datos personales, así como de oponerse a que estos sean objeto de tratamiento, bajo reserva de justificación con una razón legítima. Igualmente, en cualquier momento puede oponerse sin que medie gasto alguno a que sus datos sean utilizados para propósitos de prospección comercial. Puede ejercer estos derechos contactándonos por mail mediante contact@hennessy.fr o correo postal Jas Hennessy & Co, Service Relation Consommateurs, rue de la Richonne, C.S. 20020, 16101 Cognac Cedex (Francia) .

También puede ingresar con FacebookPor favor, complete todos los campos obligatorios
loading
Su cuenta

Hemos enviado un mensaje a su dirección e-mail.
Por favor active su cuenta en un plazo de 24 horas.

Visite Hennessy.com VOLVER

Por favor introduzca el e-mail que utilizó al inscribirse.

Le enviaremos una nueva contraseña a la mayor brevedad posible.

CANCELAR

Error

Una nueva contraseña acaba de ser enviada a email@gmail.com

No olvide actualizarla en los detalles de su cuenta.

Por favor, introduzca los caracteres que aparecen en la siguiente imagen:
Image CAPTCHA
Crónicas del coctel - Acto III

Crónicas del coctel - Acto III

A comienzos del siglo XX, en plena Prohibición en Estados Unidos, se estaba gestando el futuro del coctel. Como la manera perfecta de sortear las leyes de la Prohibición, el arte de la mezcla se hizo cada vez más común, logrando esconder el gusto del alcohol, proscrito por las autoridades. Con su sabor a jugo de frutas, el cóctel se convirtió en la bebida de la cultura alternativa, un círculo secreto que vivía al margen de la ley.

La era de la Prohibición

En Estados Unidos, la era de la Prohibición comenzó en 1919 y se extendió hasta 1933. Anunciada como una ley destinada a restaurar una sociedad sana y democrática, la 18º enmienda a la Constitución de Estados Unidos fue ratificada como una defensa contra el alcoholismo y la embriaguez, conductas vistas por los nacionalistas estadounidenses como los vicios de las sociedades europeas decadentes. La ley que prohibía el consumo de alcohol fue ratificada por todos los estados, convirtiéndose rápidamente en una revolución social. Con el surgimiento de los circuitos no oficiales, el contrabando prosperó. Aparecieron destilerías secretas, así como bares clandestinos conocidos como "Speakeasies", los cuales eran frecuentados por los grandes jefes del crimen organizado. La venta ilegal de alcohol se realizaba en un ambiente dominado por las armas de fuego y la rivalidad entre distintas organizaciones criminales.
Hennessy